Título original: Julieta
Año: 2016
Duración: 96 min.
País: España
Director: Pedro Almodóvar
Guion: Pedro Almodóvar (Relatos: Alice Munro)
Música: Alberto Iglesias
Fotografía: Jean-Claude Larrieu
Reparto: Emma Suárez, Adriana Ugarte, Daniel Grao, Inma Cuesta, Darío Grandinetti, Rossy de Palma, Michelle Jenner, Pilar Castro, Susi Sánchez, Joaquín Notario, Nathalie Poza, Mariam Bachir, Blanca Parés, Priscilla Delgado, Sara Jiménez, Tomás del Estal, Agustín Almodóvar, Bimba Bosé
Productora: El Deseo
Género: Drama | Melodrama. Familia. Años 80

Un soplo al corazón.

Esperar a Pedro se ha hecho una costumbre que a pesar de sus altos y bajos ya no tendrá fin. Y es que siempre es estimulante comenzar a leer en la prensa sobre lo que se viene de Almodóvar (PA), su nuevo proyecto, en que anda este particular manchego.

Ya hace casi un año que esta Julieta nos rondaba. En un principio iba a llamarse ‘Silencio’, pero en vistas de que Scorsese rodaba un film que llevaría el mismo nombre, ‘Silence’ (aunque en español no sonaba en absoluto parecido), la productora ‘El Deseo’ decidió cambiarlo a ‘Julieta’. De hecho el filme se iba a rodar en idioma ingles y con Merryl Streep a la cabeza, pero las dudas y miedos del manchego terminaron en esta Julieta en España y español.

Claro que Silencio le hubiese calzado a la perfección y plasmando con más claridad el leitmotiv, realizando una descripción más acabada de estos personajes y solo basta ver el film para entender el porqué.

Julieta fue presentada internacionalmente en el último y prestigiosísimo festival de Cannes donde fue muy bien recibida.

El director se basa en tres relatos, Destino, Pronto y Silencio del libro Escapada de Alice Munro; obra que ya aparecía en uno de sus anteriores film, ‘La piel que habito’, en una escena en que la protagonista (Elena Anaya) tumbada en un sofá lo leía atentamente

El relato Julieta se centra en la actualidad y en los años ochenta. Mediante flashback y forwards se va construyendo la historia de una mujer con una vida sellada por la desgracia en las mismas palabras de PA. Una Julieta en el presente, con la exquisita Emma Suárez en su primera vez como chica Almodóvar, que trata de reconstruir su vida con Lorenzo, un escritor, el siempre acertado Darío Grandinetti, cuando se encuentra de cruce y por casualidad con una amiga de la niñez de su hija Antía, razón por la cual decide dejar de lado los planes de abandonar Madrid junto a Lorenzo y, en un rebrote de tapada angustia, comienza a escribir una extensa a carta a Antía, desaparecida de su vida hace doce años, contándole toda su historia y el porqué de sus dolorosos silencios.

Almodóvar vuelve por fin desde su más taquillera y sobresaliente obra ‘Volver’, a lo que es el cine de mujeres y más que nada al estricto melodrama. Historias de mujeres y ‘para mujeres’, en donde se exaltan hasta de forma ridícula los sentimientos y las pasiones. Exageraciones y poca elaboración psicológica de los personajes, en los cuales la desdicha está a flor de piel y es mostrada al público de manera explícita y vehemente.

Julieta no es la mayor obra de PA, más si una de las más acabadas en lo que a puesta en escena se trata. Todos sus ingredientes de autor están dispuestos en ella para conformar una obra almodovariana al más exacto término. Su universo está completo y mayúsculo en sus partes y en su todo. Claro que hay fallas, más que nada en lo narrativo y sobre el final, pero qué más da, si Pedro vuelve con su unicidad a calarnos hondo en una viaje visual, no solo en escenarios interiores, en los que se maneja a sus ancha, sino en exteriores donde cada plano es una obra enorme en sí misma.

Los balcones, los colores primarios, las mujeres fuertes en su debilidad, un apenas esbozo de un carácter homosexual en una de ellas, las obras de arte como elementos que incorporados en cada escena otorgan aún mas dramatismo. Y, por fin la música. Ese bolero con el que durante todo el film soñamos y nos vamos preguntando dónde y cuándo aparecerá, el mismo director nos dice que estos son parte sustancial del guion.

La narración de presente a pasado y con una sorprendente elipsis, da como resultado ese perfecto mix en el que comprendemos el porqué de las ausencias, culpas y silencios de esos personajes, en especial o en particular de esa Julieta y su hija Antía.

Claro está que si no nos encontráramos en presencia de un melodrama, la historia no colmaría. Pero es éste genial Pedro el que logra de un relato sencillo, cotidiano, ordinario, consumar una obra potente, fastuosa en su fotografía, personajes pulidos y viscerales y por fin obtener nuestra atención,

Aún a sabiendas o estando frente a situaciones algo previsibles, por momentos, manteniendo al espectador con esa angustia en el corazón que solo el único e inigualable PA puede lograr.

Un ejercicio final donde la alegoría es reina absoluta. Esas obras de arte que realiza el personaje de Ava (Inma Cuesta), amiga de la pareja protagónica y, que le regala en determinado momento una de ellas a Julieta -la escultura de un hombre que muestra su sexo, una figura robusta, intensa pero que no tiene brazos-; se contrapone con el libro que más adelante se verá, que escribe Lorenzo (la actual pareja de Julieta) que tiene como tapa una figura similar pero con firmes y completas extremidades.

El auxilio y la protección para nuestra heroína, por fin.

Julieta viene a llenar ese espacio que hace tantos años esperamos de este diferente y desprejuiciado director. Si de buscar la quinta pata hablamos, siempre la vamos a encontrar, mas es en su vasta filmografía, (veinte películas) en donde vemos como dialogan entre ellas con inteligente selección. Incluso la joven Julieta con sus pelos amarillos, ochentosos y muy punk, nos sugiere la imagen de un Pedro unos años atrás. Parece que por momentos lo estamos viendo a él, no en vano siempre se ha dicho que sus films son un tanto autobiográfico.

Las grietas que padece provenientes de momentos no bien resueltos en cuanto a elegir destinos demasiado rápidos o no muy claros de ciertos personajes, o diálogos explicativos innecesarios, quedan sobresalientemente salvados por su prodigiosa mano en la puesta en escena y fotografía y en el sanguíneo tono que este señor autor nos regala en cada una de sus aguardadas obras.

A esta altura solo vale agregar que es una de las tres películas españolas que compite para representar a España en la próxima entrega de los Oscar en la categoría mejor film de lengua no inglesa; Pedro es el nene mimado en ese ‘show’.

Autor: Pepis @rossbolena
Autor: Pepis
@rossbolena

(6)

Julieta

CIne | 0 Comments

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>