Título original: La patota
Año: 2015
Duración: 103 min.
País: Argentina
Director: Santiago Mitre
Guión: Mariano Llinás, Santiago Mitre (Historia: Eduardo Borrás)
Música: Nicolás Varchausky
Fotografía: Gustavo Biazzi
Reparto: Dolores Fonzi, Oscar Martínez, Esteban Lamothe, Cristian Salguero, Verónica Llinás, Laura López Moyano
Género: Thriller | Abusos sexuales. Remake

Ser parte de.

Relata la historia de Paulina, una joven abogada que decide dejar de lado lo que sería un futuro más que prometedor con su profesión para radicarse en una pequeña localidad del interior, dedicándose al oficio de maestra en un programa sobre derechos humanos e, impartir y educar a jóvenes de las zonas mas carenciadas del país, aún en contra de los consejos de su padre; con la clara convicción de que desde ese arduo punto calaría mas profundo en el sentir de los mas privados de un saber básico y fundamental. Y es en este escenario que Paulina es violada una noche por un grupo de lugareños.
El film comienza con un dialogo en lo que es una escena de nueve minutos sin cortes, entre la protagonista y su padre (un siempre exacto Oscar Martìnez), debatiendo los pro y contras de la decisiòn de Paulina de comenzar a operar en ese tan ansiado proyecto. Los argumentos de ambos son tan válidos y elocuentes que desde el inicio colocan al espectador en un lugar de reflexión y comparación de posturas políticas tan contrarias como complementarias.
Así mismo y en retrospectiva, mientras declara con una oficial de policía, comienza la crónica de Paulina.
La narración de ese mismo hecho presentada desde distintas perspectivas, mas coincidiendo con los personajes y llegando al mismo fin, vuelven a la película particular y misteriosa. Precisamente evitando un relato plano, se le inyecta al film una especial atmósfera de suspense, habida cuenta de que sabemos lo que está por pasar.
Si bien en una primera mirada a la película parece faltarle profundidad, cuando la revemos o la repensamos, esas pequeñas fallas (ese encuentro con la tía de la protagonista al que se le pudo sacar mayor partido, que fue el encargado de descubrir de manera apurada y fácil la decisión vital de esta maestra estudiante de abogacía) se atenúan es pos del conjunto de la obra que logra trasladar en una puesta convincente lo que ambiciona. Cargar todas sus municiones en su raíz social.
Esa abogada con su ideología volcada a una igualdad social plena como su concepto de vida, un padre que a pesar de sus manifiestos e indiscutibles miedos, acompaña; un proyecto para enseñar a los menos favorecidos sus derechos político-sociales y, ese quid (la decisión de Paulina) son piezas elegidas, recortadas y posteriormente armadas con absoluta concreción en esta obra que en su lectura más profunda está lejos de ser un drama liviano. Más si un claro manifiesto de un sentir ideológico llevado a la más sólida consumación. La materialización de las ideas de Paulina en esta historia, darían a luz un resultado inesperado pero coherente. Nunca el film expone la postura de la protagonista como un arrebato, insolencia, rebeldía o hasta cierta locura, sino que arremete de frente sin dobles morales y con lealtad a sus personajes. Lo que lo dota de verosimilitud y de una cierta esperanza sanadora en una sociedad débil, descuidada y abandonada.

Es muy difícil rehuir a la tentación de las comparaciones y entender que esta obra inteligente y pura se aplica a este caso puntal de esta mujer llena de ‘herramientas’, exclusivamente. Menos aún escapar a la aceptación de una realidad instalada, a una mirada que tienen pocos de conciencia social -y no es dogmatizar- es comprender desde el pleno juicio y corazón lo que son las oportunidades, la educación, el discernimiento, el llenar espacios con hechos o personas para formar parte de algo -un mundo- al cual se sienten ajenos y toman para ‘ser’, lo que pueden; lo que les haga sentir que tienen la ‘calidad` de algo o alguien.
El filme comienza y termina con casi la misma escena, una Paulina sentada declarando, dando explicaciones, defendiendo su postura. En principio a su padre, al final, a la ley. Una Paulina verdadera que se sabe poner en ambos lados pero que también sabe y demuestra de que lado esta.
Una película que nos deja en evidencia y nos avergüenza. O al menos debería. Ya sea que estemos de un lado o del otro.

Autor: Pepis @rossbolena
Autor: Pepis
@rossbolena

(2)

La Patota

About The Author
-

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>