Título original: Little Miss Sunshine
Año: 2006
Duración: 101 min.
País: Estados Unidos Estados Unidos
Director: Jonathan Dayton, Valerie Faris
Guión: Michael Arndt
Música: Mychael Danna, Devotchka
Fotografía: Tim Suhrstedt
Reparto: Abigail Breslin, Steve Carell, Toni Collette, Greg Kinnear, Alan Arkin, Paul Dano,Beth Grant, Bryan Cranston, Jill Talley, Brenda Canela, Justin Shilton, Gordon Thomson
Productora: Fox Searchlight Pictures / Big Beach
Género: Comedia. Drama | Familia. Road Movie. Comedia dramática. Cine independiente USA

‘… en lo más profundo de su ser hay un ganador que espera que lo despierten.’

Contiene spoiler.

Regocijante sería enterarse que a esta altura de los acontecimientos no exista cinéfilo que se precie de tal que no haya visto, oído o al menos de refilón, en algún video de YouTube, ojeado alguna escena de este prodigo del cine independiente.

Esta Pequeña ‘gran’ Miss Sunshine, nos relata las peripecias que durante casi tres días una familia ‘muy normal’ -luego veremos porque- formada por un papá que se dedica a dar cursos para alcanzar el éxito, una mamá contenedora y ya casi agobiada por su cotidiana labor, un abuelo drogadicto, un tío que acaba de intentar suicidarse porque su novio lo abandono, un hermano que estudia a Nietzsche como si éste fuese su único Dios y una niña que desea más que nada en su vida participar en un concurso de belleza; padecieron o disfrutaron a raíz de que, por un golpe de suerte, la niña Olive es invitada a participar en un concurso de esas características en California; de una aventura activa y valiosa. Embarcándose así en una vieja furgoneta para cumplir con tan supremo evento.

La película es una comedia jubilosa, con  muchos gags y momentos hilarantes servidos al espectador como un gran manual de buenas intenciones, aprendizajes y valores de vida. Y como postre contada con un lenguaje tan atinado como comprensible, tan vasto, más justo. Cada pieza está en su lugar y el director sabe muy bien para qué.

A diez años de su estreno ya puede decirse que es un clásico y porque no, un film de culto, y lo que más reaviva la bondad de esta obra, es que no discrimina ni en épocas, ni edades, ni gustos cinematográficos. Todos caen rendidos ante esta pequeña ‘gran’ señorita brillante como el sol.

En los primeros cinco minutos, el filme descubre a los seis personajes que componen la historia. Con exquisita sencillez va presentándonos a una niña llena de sueños, mirando a través de sus grandes gafas -en las que se refleja la imagen de lo que se ve en la pantalla del televisor- su más ansiado deseo. Ya utilizando los colores de forma tan precisa como alegoría del anhelo de la jovencita vestida de rojo en una habitación amarilla, quedando de manifiesto la alegría y el triunfo al que se va a asistir. Luego vemos al padre dando una conferencia sobre el éxito, siguiendo con la escena del hijo adolescente entrenado sin descanso en su dormitorio. Mientras la música se hace más grave comenzamos a conocer a los otros tres personajes, un abuelo drogándose en el baño, una madre alterada negando su vicio por el cigarrillo dirigiéndose al hospital a buscar a su hermano internado por cometer un intento de suicidio.

Planteado esto y luego de una picante cena familiar nos aventuramos junto a la familia Hoover en su viaje a California en donde a través de diferentes sucesos estos seis notables personajes, tendrán que aprender a lidiar con el ‘otro’.

Por supuesto que estamos frente a lo que ordinariamente llamamos comedia dramática, con muchos momentos graciosos a rabear, pero este cuento tiene mucha tela para cortar. No es solo una comedia indie con personajes amables, con conflictos duros a raíz de los cuales lucharán juntos para encontrar la coherente armonía. Estamos frente a más. Ante un relato que contiene todos los ingrediente y perfectamente mezclados, para resultar en una fábula sobre los sueños, los que se alcanzan y los que quedan en el camino, los que nos hacen crecer, los que nos unen.

little-miss-sunshine02

Esa furgoneta amarilla -metáfora de la alegría en este presente de este delicioso personaje de Olive- que traslada, que lleva a ésta familia, dirigida por el padre -el conductor del vehículo- un poco descompuesta y a la que todos deben, literalmente, empujar para que ande; es, ni más ni menos que la alegoría de la vida.

Ese tío con tendencias suicidas que parece más normal que muchos, que irrumpe, descubre y une y que encuentra el motivo para también salvarse. Muy acertadamente vestido de blanco, como elemento vincular del resto de los miembros de la familia. Un casi extraño que llega para completar el puzle perfecto en su imperfección. Protagonizado por un Steve Carell que acababa de saltar a la fama con ‘Virgen a los 40’ consagrándose en ese mismo año con esos dos magníficos filmes.

También nos encontramos con un abuelo moderno pero que cumple su rol como el más tradicional de todos, eso sí, a su manera. Un hermano adolescente que también tiene un sueño a cumplir. Un padre que trabaja de enseñar a lograr cumplir los sueños, tal vez no con el mejor método pero si con sus mejores intenciones y una madre conciliadora.

Si de analizar se trata, cada plano es una gema, tan exactos en su puesta, una fotografía colorida, luminosa, un tono optimista que nunca decae. Hay precisamente dos escenas en las que se ve a los protagonistas empujando la furgoneta para que arranque teniendo que subir en ella andando, que ejemplifica de manera exacta como los personajes se unen a efectos de poder seguir adelante a pesar de los contratiempos que se les presenten en la vida. Incluso la segunda escena, en la que dejan olvidada a Olive en un pequeño supermercado y vuelven por ella -nunca se vio preocupada a la niña, más bien dotada de tal calma a sabiendas de que no estaba sola- y tienden sus manos para subirla al furgón y continuar con ese sueño; es una secuencia muy alta en el film. Estamos a mitad de él y seguimos en camino viendo a los Hoover cada vez más unidos, parece decirnos ésta.

Planos sugestivos por doquier, inteligentemente narrada, nada queda librado al azar en ella. La obra es un microcosmo completo y perfectamente acabado. Nada sobra. Un uso del color en decorados, personajes, puesta en escena, admirable. Un camino de la vida en el que pasa todo lo que debe pasar, porque así es, porque la película nos quiere contar que se debe vivir como se pueda y como se quiera, siempre y cuando sea con los firmes lazos familiares. Nos cuenta en definitiva de un ‘trabajo’ en equipo, de una fraternidad y, justo es mencionar un pequeño párrafo de una obra de Dostoyevski, ‘Hoy el espíritu humano empieza a perder de vista en todas partes, cosa ridícula, que la verdadera garantía del individuo radica no en su esfuerzo personal aislado, sino en su solidaridad’.

De esta forma y luego de varios acontecimientos que marcaran para siempre la vida de esta muy normal familia, como se dijo al principio -y no original como algunos sostienen, en ella todo es problemática cotidiana, ganas de salir adelante, amores, ilusiones y dolores- se irrumpe por fin en el tan ansiado evento en donde se elegirá a la niña por la que el film lleva su nombre.

Nuevamente la genialidad en la película; otra serie de hechos hilarantes, otra muestra lo que ésta deliciosa parábola de esperanzas y propósitos desarrolla. La inocencia frente a la vulgaridad. La enorme garantía que resulta solamente a la larga de la familia. Ese clip tan famoso con la canción ‘ Super freak’ que seguro todos hemos visto hasta el cansancio, al que por fin asistimos y al que aplaudimos de pie, ponen punto final a una obra magnífica.

Un producto que carga con diez años de vida y está tan vigente como el primer día, jamás envejeció. Es más, goza, para el buen nombre del cine, de muy buena salud.

En definitiva, un film obligatorio para descubrirlo en toda su rica simbología. Un cuento sencillo, con un mensaje tan fértil como adoctrinador.

A veces los sueños no se cumplen, pero que importa si la vida siempre continúa en una furgoneta medio rota de tanto andar en la que subirse a ella es el compromiso primero.

Autor: Pepis @rossbolena
Autor: Pepis
@rossbolena

(1)

Little Miss Sunshine

CIne | 0 Comments

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>