Orange is The New Black- Serie 2013-2017

Duración: 60 min.
País: Estados Unidos Estados Unidos
Director: Jenji Kohan (Creator), Michael Trim, Andrew McCarthy, Phil Abraham,Uta Briesewitz, Jodie Foster, Constantine Makris, Matthew Penn
Guion: Piper Kerman, Jenji Kohan, Sian Heder, Sara Hess, Nick Jones, Lauren Morelli,Marco Ramirez, Liz Friedman, Tara Herrmann, Gary Lennon
Música: Scott Doherty, Gwendolyn Sanford, Brandon Jay
Fotografía: Vanja Cernjul
Reparto: Taylor Schilling, Laura Prepon, Danielle Brooks, Taryn Manning, Laverne Cox,Michael Harney, Uzo Aduba, Michelle Hurst, Kate Mulgrew, Jason Biggs,Natasha Lyonne, Pablo Schreiber, Nick Sandow, Dascha Polanco, Joel Garland,Lea DeLaria, Samira Wiley, Matt McGorry, Yael Stone, Catherine Curtin, Ruby Rose,Jackie Cruz, Adrienne C. Moore, Emma Myles, Annie Golden, Diane Guerrero,Jessica Pimentel, Elizabeth Rodriguez, Abigail Savage, Kimiko Glenn,Selenis Leyva, Matt Peters, Alysia Reiner
Productora: Netflix / Lionsgate Television
Género: Serie de TV. Drama. Comedia | Drama carcelario. Homosexualidad. Basado en hechos reales. Comedia dramática

Series is the new black.

No es nuevo el hecho de que las series televisivas formen parte de nuestra vida diaria y que la compulsión a ellas sea moneda corriente. Allá por los ochenta llegábamos de la escuela a toda prisa para ver BJ, La Mujer Maravilla, El Zorro, Hulk, solo por nombrar algunas de las decenas que transmitía la televisión por aire, el viejo ATC y Canal 9 argentinos. Así como también aquella Red surgida en 1981 en nuestro país, repetidora de televisión encargada de recopilar y retransmitir los programas mas importantes de los tres canales privados de aire de la capital.

Con el paso de los años las series, comedias, dramas, sit com (comedia de situación de media hora de duración) fueron asegurándose un lugar de privilegio en la televisión mundial. Claro que por estos lares nos llegaban con mas fuerza o casi en exclusividad las estadounidenses, tal vez alguna británica o española con mucha suerte.

El enganche incondicional que hoy día sorprende a sociólogos pasando por psicólogos o tanta tinta que atiborra diarios y revistas tratando de entender el empache que nos damos con ellas, no debería ser tal. Solo basta con hacer algo de memoria y ahí aparece como un universo paralelo que acompaño nuestra niñez y adolescencia ese sinfín de series que mantenemos en el recuerdo.

Tal vez la diferencia está en que hoy éstas se encuentran al alcance de la mano, pudiendo elegir nosotros el día y el horario para visionarlas (dvd, on line-pirata, plataformas streaming) cuando antes debíamos esperar y la decisión de que serie ver no pasaba por nosotros sino por la oferta puntual y estrecha de cada canal.

Entre tanta propuesta hoy día no se nos hace fácil y pasamos horas frente al ordenador navegando dentro del gran monstruo Netflix o en el no tan enorme pero prestigioso Amazon (por nombrar los mas conocidos) y en sitios dedicados exclusivamente al cine, buscando afanosamente críticas, comentarios, foros, puntajes de la que será nuestra nueva amante, amor y amiga. Esa a la que le dedicaremos largas noches de insomnio. De la cual hablaremos en nuestros trabajos y actividades diarias, tratando de ganar adeptos, cómplices y de esa forma revivir, lo que son esos escasos -por golosos- cincuenta minutos, durante horas en debates dignos de expertos seriefilos con título de máster.

Porqué elegir Orange is the New Black (oitnb)? (El título hace referencia a la expresión ‘… is the new Black’ que se utilizaba para definir algo que se pone de moda en referencia al color negro siempre en boga).

Hace un par de años luego de la incansable insistencia de dos amigas por fin decidí probar de esa fruta prohibida de la que confieso, tenía mis prejuicios. Me habían contado que era una comedia dramática sobre dos chicas lesbianas -o al menos una de ellas- que caían presas.

Ante esa simplona descripción y no siendo mis amigas de gustos muy exquisitos mis temores eran fundados. Y si era una serie que caía en lugares comunes, vendida con el fluorescente envoltorio del dúo lesbianismo-cárcel que tantos dolores de cabeza nos ha dado?

Decidí investigar. Y con qué me encontré? Aplausos y solo aplausos.

OITNB abreviatura con las que se conoce popularmente la serie producida por Lionsgate Televison y que se emitiò por Netflix en junio de 2013 por primera vez, se basa en el libro autobiográfico de Piper Kerman ‘Orange is the new black: crònica de mi año en una prisiòn federal de mujeres’ y relata las peripecias que le tocaron vivir durante esa condena.

Su creadora, Jenki Kohan, ninguna improvisada, y un elenco en su casi totalidad tan desconocido como brillante hacen de ésta serie, hasta hoy su quinta temporada, una de las mejores facturadas y por ende exitosas dentro de la colonia serièfila.

Relata la historia de Piper Chapman (Taylor Schilling), quien teniendo una vida estable con su novio, se entera que su ex novia Alex Vause (Laura Prepon) traficante de drogas, a quien hace años que no ve pero con quien convivió a sabiendas de su ilícita vida, se encuentra en prisión, por lo que decide voluntariamente entregarse para si evitar ser juzgada.

Lo que parecìa iba a ser un relato de amor entre dos mujeres llenas de contradicciones, nos sorprendió gratamente al abrirse una historia llena de personajes y matices. Tantos, que la pareja protagónica, sin perder la espléndida seducción que provoca, pasa a ser una parte mas y no el quid de la trama.

Desde el director de la prisión, un hombre justo, pasando por los guardias, desagradables en su mayoría y los diversos grupos de reclusas -latinas, blancas, negras, adictas- se entrelazan en un sin fin de historias condimentadas con un humor que va desde lo simple y fino hasta el mas grosero y chabacano que uno pueda imaginar. Sin perder, éstas mujeres, su ternura dentro de su coyuntural fiereza.

La serie disparò fuerte desde el inicio, se enfoco principalmente en la relación entre Pip y Alex. Una T. Schilling deliciosa, una comediante con mucho para dar, que da pie y remata situaciones. Hábil líder ésta Pip abriéndose camino en ese mundo desconocido al cual asiste luego de varios tumbos como pez en el agua mientras crea situaciones con otras reclusas que lentamente y en un proceso con un ritmo más que adecuado, el personaje va creciendo a un nivel tal que ya no es necesaria su presencia en tantas escenas. Se va convirtiendo en el enlace perfecto en ésta historia coral.

Una Laura Prepon (Alex) que algunos ya la conocíamos de otra popular serie ‘That ’70 Show’ aquella sit com de la cadena Fox que contaba los sucesos de un grupo de amigos situada en los años setenta, que si bien no es un monumento a la actuación, con su porte y belleza tiene a la comunidad seriefila enamorada. Una contraparte inmejorable para la afectuosa y aguda Pip.

Serie que traza su camino en tierra fértil, siendo que medida que van transcurriendo las temporadas, la rueda gira y cada personaje va teniendo su destacadísimo lugar.

Uno de ellos, sino el mejor, es Suzanne ‘Crazy Eyes’, interpretado por la fantástica y multipremiada Uzo Aduba. Esta morena que se lleva todos los elogios. Un personaje complejo, con una altísima cuota de humor y dolor. Sería demasiado extenso detenerse en cada una de esta chicas. Pero todas, y digo todas, son tan heroínas como las primeras nombradas.

Un grupo tan sólido que varios años se ha llevado premios como el mejor elenco. Muestra acabada de que conforman el ensamble perfecto, otro acierto de la directora.

No solo el crecimiento de los personajes se hace presente sino el contendido. Lo que en un principio surgía como una historia de relacionamiento de éstas reclusas con todo lo que ésto conlleva, se fue transformando poco a poco en un muestrario de temas sociales y culturales, sin perder el tono humorístico, acertando en cultivar la complejidad de varios de sus personajes. Incluso a grados tales de jugar con su psicología ambigua, llevándolos de lo bello a lo monstruoso y viceversa. Entendiendo los factores que las llevaron allí, su pasado, el de cada una de ellas. Sin juzgarlas, ni demonizarlas ni perdonarlas.

Es que ahí nadie se arrepiente. Ahí viven con lo que son, con lo que pueden. Y es esa honestidad la que las hace tan queribles. Tan mujeres.

Aún sin terminar -en lo que a mi respecta- la quinta temporada (que ya está subida en su totalidad en Netflix) la serie llega a su punto mas álgido que acarrea desde la cuarta. La privatización de las cárceles. Centros de detención privados con fines de lucro manejados con personal sin la capacitación adecuada.

Este sistema basa el èxito de su negocio en el crecimiento de la población carcelaria y en la prolongaciòn de la penas. Nada mas lejos de la rehabilitaciòn y mas cerca de tener el mayor nùmero de presos posibles al menor costo.

Inimaginable que OITNB alcanzara èste nivel de excelencia y bien social.

Què manera mas sutil de meterse con el ya a èsta altura rendido espectador tomàndolo desprevenido y no dàndole mas opciòn que estar del mismo lado que las reclusas. Y no es manipulaciòn, es un ingenioso modo de despertar conciencias. En definitiva, el juicio lo hace cada uno.

Una serie de la que se dice llegará a siete temporadas (lamentablemente, aunque sea lo ideal querríamos que nunca termine). Que evolucionó lentamente y a paso acertado. Que en pequeñas y perfectas dosis fue sacando capas a sus personajes esquivando la previsibilidad de manera estricta. Que cuida y quiere a sus chicas al punto de situarlas en un nivel de absoluto protagonismo a cada una de ellas. Una serie en la que la risa está asegurada, el amor, la solidaridad así como también la lucha por la supervivencia. Una serie en la que hace rato que ya no es ‘Pip y Alex’, sino ésta pandilla de adoradas mujeres que nos tienen en vilo desde hace cinco años, cautivas nosotros más que ellas y de las que aùn no hemos decidido si queremos ser sus jueces o sus mejores amigas.

Autor: Pepis @rossbolena
Autor: Pepis
@rossbolena

(14)

Orange is The New Black- Serie 2013-2017

| CIne | 0 Comments
About The Author
-

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>